Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Scarlet el Lun Ene 28, 2013 9:00 pm

Hello! :3

Bueno, ayer mientras veía una película, en los comerciales salió un trailer de la película de "Hansel y Gretel" y se me ocurrió esta idea, en fin, no voy a robar ideas de esa película, por qué en primer lugar ni la eh visto, pero claro que la iré a ver. Espero y les guste esté fic y se unan.


Plática con aquel hombre

— Muchos dicen que son vengadores. Algunos otros dicen que es por el deseo de matar, otros que se comen la carne de sus presas. Dicen que son mostros, asesinos quizás. —Dijo un hombre a una pequeña niña, por su apariencia parecía de treinta años.

— ¿Son dementes? —Pregunto la niña con cierto temor.

— Tal vez. Quién sabe. —Soltó una carcajada— Los que los han visto dicen que tienen poderes.

— ¿Poderes, como cuáles? —Pregunta la niña.

— El fuego, el trueno, el agua, el viento, el hielo y quién sabe qué más. —Contó con cierto aburrimiento como si aquello fuera muy común— Oh si, también eh escuchado que portan armas: espadas, katanas, dagas, arcos, hachas, martillos, látigos lo que sea con lo que se puedan defender.

— ¿Defender? ¿Qué no había dichos que ellos mataban? —Demanda saber la pequeña.

— Si… matan brujas, vampiros, ogros… —Contesto con una mirada seria y poniendo mucha atención a la futura expresión de su plática.

— ¿¡Qué!? ¿Qué son ellos?

— Cazadores. —Dice finalmente el hombre.

— ¿Pero de qué? —Pregunta confusa.

— De almas, cazadores de almas. —El hombre de ojos grises esboza una gran sonrisa.



~

Diré que siempre eh querido hacer un FF así :')

Ficha que hay que llenar:


Nombre:
Edad:
Personalidad:
Arma: (La que quieran, inventenla si quieren verse geniales xd)
A que le tienen miedo u odio: (Esto es muy importante, no les pedire historia de su personaje, yo se las inventare, pero en cambió necesito esto, necesito que le tengan un miedo a cierta criatura u odio porque simplemente no les guste, como "Odio a los vampiros" o "Me dan miedo las brujas" Algo por el estilo)
Atributo: (Cierto poder que se les da o aprendieron, como: trueno etc. Pueden poner lo que quieren, tipo fairy tail, algo que se les ocurra pero si quieren pongan una buena explicación, pueden ser uno o dos)
Apariencia: (Como una simple imagen o una descripción física como quieren que sea su personaje)
Pareja: (Si quieren si no, querence solos! Ddd, bueno no. Esto puede ser un personaje de anime cualquiera o, si alguién del foro quiere ser pareja de otra persona primero debé de pedir permiso primero y si aceptan pueden ponerlo)
Mascota: (Si quieren, como puede ser un dragon, un tigre pequeño(? un gato, un ave o lo que quieran)


Mi Ficha:


Nombre: Scarlet U'criven.
Edad: 18
Personalidad: Alegre, calmada si el momento esta serio, le gustan las estrategias primeramente que nada, no confía facilmente aunque realmente si quiera, en algunas situaciones es realmente nerviosa.
Arma: Dagas.
A que le tienen miedo u odio: Miedo a las brujas(?
Atributo: Trueno.
Apariencia:
Spoiler:
Pareja: Christopher Screyer
Mascota: Creo que no.


Tengo que agregar que el atributo y el arma se colminaran(?. Oh y mi apellido se me ocurrio de la nada, me gusto esa "U" En fin, espero y sea de su agrado! Por cierto a mi imagen solo quitenle las alas y ya, ese adorno de cabello me gusto :<

Saludos~[left]


Última edición por Scarlet el Dom Mar 03, 2013 2:05 am, editado 7 veces




avatar
Scarlet
Moderador
Moderador

Femenino
México
Frase favorita : Las cosas que hagas en la vida serán muy insignificantes, pero es muy importante que las hagas, porque nadie más las ara.
Mensajes : 128
Puntos : 10780
Reputación : 10
Edad : 20
Localización : Fiore *-*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Siegrain el Lun Ene 28, 2013 9:39 pm

Me gusta la idea, también me gustaría ser tu pareja. A ver que.

Mi Ficha:


Nombre: Christopher Screyer
Edad: 19
Personalidad: Serio, comunmente al principio, sarcastico con las personas que le desagradan o que presumen mucho. Y con las que les agrada suele ser divertido y burlón y amable, se preocupa pero nunca lo da a saber, casi siempre se comporta duro o como si no le importara. No suele usar mucho su atributo.
Arma: Una espada, a veces usa dos.
A que le tienen miedo u odio: Odia a los demonios.
Atributo: Algo así como el poder de Gerard, como él poder no se, de las estrellas o algo así XD
Apariencia: Las iamgenes son muy gays algunas las del sexo masculino, así que lo describire. Alto, algo así como 1'80, de piel palida, cabello negro y alborotado y ojos color grises. Creo que es todo.
Pareja: Scarlet U'Criven
Mascota: -
avatar
Siegrain
Dragon Slayer
Dragon Slayer

Masculino
México
Frase favorita : Siento que la vida es mierda. Algo así que el mundo apesta.
Mensajes : 69
Puntos : 8735
Reputación : 1
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Loki el Lun Ene 28, 2013 9:47 pm

Me gusto ese intro, yo aun no veo esa pelicula, pero dicen que esta genial :D

Nombre: Elioth Van Kurt
Edad: 19
Personalidad: Confiado en que puede lograr lo que se propone, extrovertido, amable y buena onda con los que le agradan
Arma: Arco y flechas
A que le tienen miedo u odio: Odio los vampiros
Atributo: Metal y Luz
Apariencia:
Spoiler:
Pareja: Exigo tener pareja :D Liz Regnard
Mascota: -
avatar
Loki

Masculino
México
Mensajes : 21
Puntos : 8648
Reputación : 0
Edad : 23
Localización : Si te la digo tendría que matarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Benji el Lun Ene 28, 2013 10:02 pm

Nombre: Hiroshi Otaka
Edad: 16
Personalidad: sarcastico, serio, y no parece importarle los demas
Arma: Guadaña
A que le tienen miedo u odio: Criaturas marinas
Atributo: Sangre
Apariencia:
Spoiler:
Pareja: Tengo una hermana, pero murio
Mascota: Tigre pequeño, su verdadero amigo desde que quedo huerfano

Espero el primer capitulo 8)
avatar
Benji

Masculino
México
Frase favorita : Y en ese momento.... comprendí que es el odio, esto va para ti y lo sabes.
Mensajes : 26
Puntos : 8663
Reputación : 0
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Ice el Lun Ene 28, 2013 10:22 pm

Me gusta tu idea, esta interesante. Y pues pido ser pareja del Sr. que Exige

Nombre: Liz Regnard
Edad: 18
Personalidad: Calmada cuando debe serlo, honesta, de cierta forma se molesta cuando le dicen algo que no hizo, o mas bien no se enoja sino se exalta, amable
Arma: 2 Katanas
A que le tienen miedo u odio: Me dan miedo los muñecos poseídos
Atributo: Fuego
Apariencia:
Spoiler:
Pareja: Elioth Van Kurt
Mascota:
avatar
Ice
Admin
Admin

Femenino
México
Frase favorita : Simplemente odio palabras irresponsables como "lo hice todo por alguien mas" - Xerxes Break
Mensajes : 144
Puntos : 10778
Reputación : 1
Edad : 22
Localización : En el Inframundo cazando mobs

Ver perfil de usuario http://fairytail-sekai.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Scarlet el Lun Feb 04, 2013 9:22 pm

Hola! Bueno, aquí el primer capitulo de este colectivo, espero que les guste el capitulo, el segundo será más largo, es solo que lo quería dejar en suspenso ya sabes. Como Benji no le puso nombre a su mascota yo se lo puse, espero y todo este bien. Por cierto, hoy vi la de Hanse y Gretel Asdasdasad me quede con ganas de una continuación y verla de nuevo(? Bueno, os dire que hablan muchas criaturas a cuales nos enfrentaremos:)

.

Chapter 1: Las hermanas de Paja

.

— Jodido lugar de mierda — Dijo con despreció un joven de una edad tal vez de diecinueve años mientras caminaba a pasos lentos con dos espadas bien sujetadas por su cintura. El bosque era oscuro, nadie se atrevía ir a ese lugar tan tenebroso, en la entrada del bosque tal vez no tenía un letrero pero si lo tuviera diría “No entres si no quieres morir”. Porque criaturas inimaginables se encontraban en ese lugar. El joven de cabello negro miro una hoja de papel arrugada y manchada de sangre y tinta negra, aquel papel tenía una imagen de unas dos mujeres jóvenes, de título tenía: Hermanas de Paja. — Aun no puedo creer que ese pueblo ofrezca 500,000 monedas de oro solo por matarlas. Será pan comido.

El joven siguió caminando profundizando su búsqueda, aún era medio día, pero estaba todo completamente oscuro, como si la noche se hubiera tragado el día. Solo veía grandes árboles viejos, a punto de morir, le enfermaba aquel lugar, le asqueaba. Decidió reposar en uno de esos grandes árboles recargando su espalda en uno de ellos para poder estar más cómodo, dejo sus dos espadas a un lado de él, solo una la sujeto con la mano por si acaso la necesitaba si lo atacaban por sorpresa.

Cerró los ojos, aunque aún él podía asegurar que era de día, le empezó a dar sueño, como si el ambiente le afectara de pronto. Todo era muy calmado en el bosque, no se podía escuchar ningún sonido, había aves muertas a su alrededor y no solo aves, si no también venados y cualquier tipo de animal que habita en el bosque.

Tienes que acabar con ellas. Desde que llegaron una noche no hay cosecha, los animales mueren de un día para otro apuñalados con ajugas.

Recordó las palabras del alcalde de la aldea, con su mirada llena de una vació enorme porque su pueblo sufría de decadencia y él no podía hacer nada. El alcalde claramente era una persona cualquiera, morirá con solo poner un pie al bosque, por eso, aquel hombre con poder pidió ayuda.

El crujir de una hoja de otoño alarmo al joven y con un ágil movimiento se levantó tomando sus dos espadas de un gran filo. Miro hacia donde había escuchado el anterior sonido, pero con los árboles como escenario no le dejaban ver mucho que digamos. Pero el sentía la presencia de alguien más y eso no lo iba a dejar en paz hasta que supiera quien era.

— Sal, sé que estás ahí. —Dijo con un tono de voz de autoridad.

Mas nada paso.

Paso tal vez un minuto donde el aire chocaba con su cabello negro y movía uno que otro mecho, pero el joven no apartaba la vista del lugar.

Sabía que desde que comenzó a cazar cuando apenas era muy joven tenía que ser muy cauteloso y no confiar en nadie sino solo en el mismo y en sus amigos.

De pronto, una corriente eléctrica se hizo presente rodeándolo, el frunció el ceño, quién había hecho esto debía ser humano y claramente con ninguna intención de matar porqué el ataque era realmente débil y solo le causo una que otra quemadura de tercer grado.

— ¿Eso es todo? —Dijo arrogante poniendo a prueba a su adversario, él tenía que saber si era bueno o malo, si se estaba defendiendo de un desconocido o trataba desde el principio matarlo.

Y un gran trueno color azul y destellos amarillos se impactó en él.

Realmente es fuerte. Pensó, el joven hizo una mueca del dolor mientras pensaba en una manera de salir de ese gran problema que se había metido por querer ser arrogante. El ataque de electricidad se detuvo en seco, el joven empezó a recuperar el aliento después de un gran ataque que no pudo hacer nada al respeto para detenerlo.

— ¿Qui-ien eres? —Demando saber con cierto enfado y con la respiración agitada.

— Mejor dicho, ¿qué haces en este bosque a punto de dormirte? — El del cabello negro se sorprendió, era la voz de una mujer joven. ¿Le había hecho tanto dando una mujer? ¡Oh esto no podía ser cierto!. Pensó con enfado y chasqueo la lengua.

— Carajo… —Murmuro— Sal de una vez de tu escondite.

— Solo respóndeme una cosa.

— ¿Cómo le voy a responder algo con seguridad si ni siquiera conozco a la persona?

— Um… entonces simplemente te paralizare, cuando la noche caiga las tinieblas te consumen. —Se burlaba la chica porque sabía que él joven tenía que aceptar la pregunta.

— Pues lárgate. Qué eso a mí no me interesa. —Esbozo una sonrisa burlona.

— ¿No te interesa morir aquí? ¿Sin un alma quien te ayude?

— No moriré. —Contestó el joven.

— ¿A no? ¿Por qué tan seguro? —La voz de la chica se escuchaba curiosa.

— No voy a morir hasta que cumpla lo que un día prometí… —El sujeto tirado en el suelo se quedó callado, se dio cuenta que estaba dando demasiada información a su presenta atacante y tal vez asesina— ¿Qué no te ibas a ir?

La chica salió de su escondite, era joven, su cabello castaño y ojos de color verde, tenía un pequeño adorno de una flor en su cabello y unas dos dagas en cada mano, jugaba con ellas dándoles vueltas de 360°.

La chica lo ayudo a que se levantara, se sintió culpable porque en verdad le dio una gran descargar de electricidad, le sorprendía el hecho de que aún seguía vivo, un humano cualquiera o más bien un simple humano moriría con una descarga de tan grande cantidad.

Al momento que la chica se acercó a él, el de cabello negro sonrió con malicia y tomo una de sus espadas, mostrándole la gran hoja filosa de la espada al cuello de la muchacha. La presunta rehén puso los ojos en blanco tras la acción de chico, se enfadó consigo misma al tenerle piedad y ayudarlo también.

— Alta traición —Le dijo la chica.

— Te recuerdo que tú eres la que me atacaste primero de la nada, así que, no te quieres hacer la victima conmigo que eso no funciona. —La chica lo miro con enfado— Ahora dime, ¿quién diablos eres?

— Me mataras de todas formas, te recomiendo que lo hagas de una vez que no te diré mi nombre —Le contesto.

— No te pongas testadura que mi objetivo no es matarte, si lo fuera, ni te dejaría hablar, tenlo por seguro.

Una risa burlona se escuchó, ambos se alarmaron, el chico dejo de amenazarla con la espada y se puso en guardia, la chica de cabello castaño hizo lo mismo con sus dagas.

— Solo dime algo. ¿Por qué estás aquí? —Pregunto el joven sin apartar la vista del escenario.

— Por la recompensa del pueblo. —Respondió.

— ¡¿Qué?! —Se sorprendió— Lárgate de este lugar, la recompensa es mía —Gruño el chico.

— ¿Pero qué te pasa? Yo la necesito más que tú.

¿Por qué no se callan y mejor se matan? ¿No es así hermana?

Los dos chicos que antes discutían se quedaron completamente callados y prestaron atención a aquella voz escalofriante que se acababa de escuchar. Una voz como un susurro, un susurro frío que te quitaba el aliento y te hacia estremecer.

— ¿Qué ha sido…?

— Shhh, calla. —Le dijo el chico prestando atención a todo el escenario.

Si hermana, que se maten, que se descuarticen, que se quiten las tripas y se las coman entre ellos, o mejor que nosotras nos la comamos —Otra risa se escuchó en la profunda oscuridad de aquel bosque tenebroso.

— ¿Dime que tan siquiera sabes cuál es el poder de estas dos hermanas? —Le pregunto el joven a la chica que estaba realmente asustada.

— Eh… no.

— ¿Vienes a cazarlas y no sabes nada? —Le cuestiono realmente molesto.

— ¡Apenas es la primera vez que hago esto! —Le reclamo la chica en voz baja.

— Carajo —El chico empezó a pensar. Estaban siendo vigilados por las hermanas de Paja, tal vez, los observaran mucho antes de que casi empezaran a pelear, o desde que entraron al bosque. Esto está mal. Pensó.

Mátense, mátense, mátense, mátense. —Decían en coro. Los dos chicos se empezaban a frustrarse, esas voces parecían más bien que estaban en sus cabezas, que les decían que tenían que acabar con uno y el otro. Y lo más grave de todo esto, ninguno de los dos podían moverse, parecía que aquellas hermanas habían hecho algo con sus sentidos.

Y las voces seguían, las voces que decían que querían sangre derramada por culpa de ellos mismos.

En un momento de gran frustración el joven de cabello negro tomo una de sus espadas de gran filo, la mano le temblaba, eso hacía que la espada se movía constantemente.

— ¿Qué estás haciendo? —Le cuestiono la joven viendo como la espada se acercaba a ella.

— Acabando con esto. —Le respondió con una sombra negra en los ojos.

Y de pronto una mancha de sangre salpico el tronco de uno de los árboles que estaba cercas.

.

— ¿Las hermanas de paja? Dicen que están rondando mucho por el pueblo que está al lado de la ciudad de Halen —Comento un chico de cabello castaño.

— ¿En serio? Es el mismo pueblo donde fue Christopher. —Respondió una chica de ojos azules y cabello rosa pastel.

— El muy bastardo fue por la recompensa —Dijo un chico de cabello negro enojado.

El chico de cabello castaño soltó una gran risa y los otros dos se le quedaron viendo confundidos.

— ¿Qué tal si vamos a darle una mano —El castaño al decir esto se le dibujo una sonrisa.

— Sabes bien que cuando la recompensa es mayor le gusta ir solo —Comento la chica con algo de aburrimiento.

— Y sabes que me encanta molestarlo a ese imbécil Liz. —La chica le sonrió con complicidad.

— Será divertido. —Le dijo Liz mientras que tenía sus dos katanas al lado afilándolas.

— Hagan lo que quieran, por mí que se muera. —El chico de cabello negro se levantó de la silla donde estaba sentado y empezó a caminar dándoles la espalda y mostrando su guadaña que descansaba en su espalda— Vamos Slayer. —Dijo autoritario y un pequeño minino de clase de un tigre le siguió cuidándolo de espalda.

— Hiroshi tan divertido como siempre. —Comento el castaño.

— Déjalo Elioth. —Le dijo la de cabello rosa— ¿Cuánto tardamos en llegar a ese pueblo?

Elioth bebió una garra de cerveza, al terminar la depósito en la mesa de madera donde estaba.

— Esta cantina tiene unos excelentes licores —Dijo con las mejillas ruborizadas, ya estaba algo borracho el chico. Liz puso los ojos en blancos al ver estado de su compañero.

— Ponte serio. —Le reclamo.

— Bha… esta como a media hora de aquí. —Le contesto.

Ambos chicos llegaron al pueblo, todos los campesinos los veían extraños, una chica con dos katanas y un chico con un arco y flechas, el alcalde los recibió esperanzado que más personas venían a ayudar a su pueblo que ahora estaba en desgracia gracias a dos hermanas que nadie ha podido derrotar.

— ¡Bienvenidos! ¡Bienvenidos! ¿Vienen a ayudarnos? El pueblo está en una desgracia total, casi no hay comida, a veces pasamos mucha hambre…

— Señor me aburre —Le dijo Elioth con un semblante de aburrimiento.

— Bu-bueno…

— Disculpe… —Interfirió Liz, el alcalde le puso mucha atención a ella— ¿No ha venido un chico de cabello negro, semblante serio

— Semblante estúpido más bien. —Le corrigió con una sonrisa el castaño, la de ojos azules lo ignoro.

— Y ojos color grises. —Finalizo la descripción.

— ¡Oh si! ¡Parecía realmente fuerte! —Le contesto el alcalde, Elioth puso los ojos en blanco— Ah entrado al bosque como hace unas tres horas.

— ¿Tres horas? —Murmuro la chica para sí misma.

Christopher no suele tardar tanto. Pensó la Regnard frunciendo el ceño.

— Si, um… aunque luego entro otra chica. —Comentó el alcalde distraído.

— ¿Otra chica? ¡Vaya! —Dijo Elioth— Debe de estar bien el idiota.

— Hay que ir Elioth. —Dijo Liz.

— ¿Por qué? —Demando saber algo molesto, él no quería ayudar a aquel bastardo, no señor, el siempre será un idiota para él.

— Tengo un mal presentimiento. —Comento la chica pensativa.

Van Kurt la miro con curiosidad y luego suspiro.

— Está bien —Tomo su arco en manos y una flecha por si las dudas antes de poner un pie al bosque.

— Tengan cuidado… Suelen inmovilizar a sus presas —Comento el alcalde, los dos chicos asintieron con la cabeza.

— Vamos. —La chica entro al bosque seguido por Elioth, ambos con un semblante serio y con sus armas en manos. Y ambos no sabían que diablos se iban a encontrar en ese bosque.



~

¿Qué les pareció? Espero que les haya gustado*-*

Saludos.




avatar
Scarlet
Moderador
Moderador

Femenino
México
Frase favorita : Las cosas que hagas en la vida serán muy insignificantes, pero es muy importante que las hagas, porque nadie más las ara.
Mensajes : 128
Puntos : 10780
Reputación : 10
Edad : 20
Localización : Fiore *-*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Loki el Lun Feb 04, 2013 9:42 pm

Gran comienzo de capitulo, me empique, se nota que soy un tipo genial que sabe muchas cosas y hasta tomo eso es muestra de mi madurez, y que Siegrain no me cae bien. Continualo pronto esta genial :D
avatar
Loki

Masculino
México
Mensajes : 21
Puntos : 8648
Reputación : 0
Edad : 23
Localización : Si te la digo tendría que matarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Ice el Lun Feb 04, 2013 10:05 pm

¡¿Por que?!! por que lo tienes que dejar así,
quería saber que mas iba a pasar... no se ahora como que mi cabeza imagina las escenas mejor eso me gusta aparte de la narración que le das, nose quien se cree Christopher ¿acaso el protagonista? ya van dos que comienza primero el sujeto, pero aun así me gusto y también como adaptaste las personalidades, nose por que pero las escenas de Elioth me dan como que risa, y no sabia que Hiroshi tenia una mascota, me imagine ese momento en el que se va con su pequeño tigre xD
Ya dije que me gusto el primer capitulo... no me acuerdo bueno, me gusto, me encanto hasta que lo volvería a leer.

Bien espero la continuación con ansias.




avatar
Ice
Admin
Admin

Femenino
México
Frase favorita : Simplemente odio palabras irresponsables como "lo hice todo por alguien mas" - Xerxes Break
Mensajes : 144
Puntos : 10778
Reputación : 1
Edad : 22
Localización : En el Inframundo cazando mobs

Ver perfil de usuario http://fairytail-sekai.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Benji el Mar Feb 05, 2013 10:00 pm

Buen capitulo hojalata, en verdad que me gusto mi actitud de que no me importa ni una mierda 8) el siguiente capitulo espero que haya más acción y todo ese rollo. Y espero que haya mucha sangre y tu funeral. Y esta bien el nombre de mi mascota, al fin piensas algo bueno.

Mod. Benji
avatar
Benji

Masculino
México
Frase favorita : Y en ese momento.... comprendí que es el odio, esto va para ti y lo sabes.
Mensajes : 26
Puntos : 8663
Reputación : 0
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Siegrain el Mar Feb 05, 2013 10:18 pm

Me gusto mucho el capitulo, realmente muy entretenido e interesante, la trama estuvo muy buena, eso de dejarlo en medio de suspenso dan ganas de golper ¿? Pero como sea, me pregunto de quién habla sido la sangre, ¿te mate? XD La parte de los demás me la imagine muy "geniales" por así decirse. Espero y el proximo capitulo no se tarde tanto.
avatar
Siegrain
Dragon Slayer
Dragon Slayer

Masculino
México
Frase favorita : Siento que la vida es mierda. Algo así que el mundo apesta.
Mensajes : 69
Puntos : 8735
Reputación : 1
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Scarlet el Vie Feb 08, 2013 11:48 pm

No se si ando inspirada o hacer otra cosa que no sea tarea hace que escriba sin parar, me sorprendo yo misma porque suelo tardar en escribir un capitulo, pero la verdad me esta fascinando escribir este tipo de cosas, no lo se, lo encuentro muy interesante. Os digo, los personajes villanos(? por así decirse, yo los invento de la nada perdonen los nombres bobos que les pongo, disfruten! :3



.

Chapter 2: Melodía de Muerte

.


A lo lejos, unos ojos con los orbes amarillos miraban toda la escena con una sonrisa maliciosa, se relamió el labio, pero su atención estaba completamente a los dos jóvenes que tenía a unos cuantos kilómetros, su vista era de lo más potente, podía ver a diez kilómetros de distancia, escuchar a lo lejos como si estuviera en todas partes, hasta el más mínimo susurro, hasta el palpitar de una pequeña rata de alcantarina… podía escuchar hasta tu miedo.

— Hermana, ¿qué hacemos ahora?

— Nos vamos a divertir. Mira hacia el oeste. —Le ordeno la de los orbes amarillos Elis Straw, mejor conocía como una de las hermanas de Paja.

— Más sangre que se derramara —Plin. La segunda y obviamente la última de las Straw, ella, al contrario de su hermana tenía los orbes rojos. Las dos eran muy diferentes, Plin tenía una mirada triste aunque su tono de voz era de lo más animado. Elis era malicia pura, su sonrisa de oreja a oreja con pequeños dientes que parecían cuchillas. Su piel… cocida con ajuga e hilo y rastros de paja en su piel.

Muchos decían que están rellenas de paja, por eso su nombramiento a las dos hermanas. Llenas de paja, odio a los humanos por tener lo que ellas no tienen: sangre, intestinos, pulmones, hígado, corazón. Tal vez, por eso mataban a sangre fría sin nada de piedad, el rencor era tan grande que no les importaba nada. Se creía que era una leyenda, pero más muertes se hicieron presentes que ya todos empezaron a temer. ¡A las seis de la tarde ya deberían de estar a dentro de sus casas! Si alguien salía… los campesinos sabían que tenían que organizar un funeral al día siguiente, claro, si se encuentran los restos de su cuerpo.

— Yo me encargare personalmente de los nuevos que entraron al bosque. No quiero intrusos aquí —Gruño Plin, con su mirada de tristeza inusual— ¿Tú que aras? —Su voz era áspera, algo fuera de lo normal, tenía un eco imposible.

— Observare —La sonrisa de labios de Elis era aterradora, era de oreja a oreja, literalmente.

Y Plin empezó a caminar a pasos lentos hacía el oeste. No tenía prisa, quería divertirse.

¿Esto era una cacería?

Para ellas sí.

De su boca cocida empezó a tararear una canción mientras que la oscuridad la rodeaba y sus ojos rojos era lo único que la iluminaba.

.

— No puede ser que tan rápido se haya echo de noche. ¿No eran las tres de la tarde cuando entramos al bosque? —El castaño se quejaba viendo el bosque. Liz sabía que él era así, que nada se lo podía tomar en serio, que siempre se tenía que estar quejando si ayudaba a alguien.

— En el bosque suele pasar el tiempo más rápido. —Contesto la chica seria.

— ¿Por qué?

— Por qué cuando te pierdes, las horas pasan en minutos y los días en horas. —Y Elioth sabía que nadie mejor como Regnard para hacer equipo, por qué la chica era lista y se complementaban bien a la hora de la batalla.

Caminaban sin rumbo, se habían perdido, los dos lo admitieron mentalmente, pero no se culpaban, buscaban a un compañero que podía estar en cualquier lugar, y que mejor manera de encontrarlo perdiéndose, extraño, pero así eran los cazadores.

Se pararon en seco cuando llegaron a un gran árbol. Si, era un simple árbol, pero ese simple árbol tenía sangre en su tronco. Se acercaron a pasos lentos. Elioth saco su arco y con la mirada empezó a ver a todos lados, se situó en un lugar donde podía ver todo, en el centro, porque en esa posición podía cuidar a su compañera mientras ella se acercaba a inspeccionar el lugar.

— ¿Si es sangre? —Preguntó sin quitar aquella faceta seria que tenía ahora.

— Eso parece, se está secando. —Hubo un gran silenció, Elioth sabía que Liz estaba pensando y no quería interrumpirla— Debió de ocurrir como hace media hora.

— Crees… ¿Qué sea de él?

— Sí y no.

— ¿A qué te refieres? —Pregunto confuso.

— En total hay cuatro personas, nosotros somos dos, Christopher es otra, y la chica que entro después de él es la última. O la sangre es de Christopher o es de la chica.

— En realidad somos seis, contando a las mierdas de paja. —Regnard sonrió por aquel sentido de humor de su compañero.

Se quedaron en silencio. La presencia de otro tercero se hizo presente. Se escuchó el sonido de pisadas lentas… no, ahora se escuchaba otras pisadas pero más rápidas. ¿Veía con alguien aquel sujeto? ¿Y si eran las hermanas de Paja?

Regnard tomo sus dos katanas y fijo la vista hacia el este, que es donde prevenían las pisadas.

— En realidad Elioth, somos ocho personas en este putrefacto sitió. —Sonrió muy apenas, en realidad no parecía una sonrisa.

— Jodido Hiroshi, ¿Qué haces aquí? —Le dijo Elioth a Otaka. Todos bajaron la guardia al saber que estaba a salvo.

— ¿No se han dado cuenta? Las almas de esas dos valen mucho para nosotros. —Sonrió malicioso— Hay que matarlas.

— Suponerse que por eso viniste. —Le dijo la Regnard fastidiada.

— ¿De quién es esa sangre? —Pregunto Hiroshi.

— ¿Y a ti que te importa enano con cabello más grande que su cabeza? —Le dijo burlón el castaño. Hiroshi no hizo caso.

— No estamos seguros. —Le contesto Liz.

Hiroshi empezó a caminar a dirección del árbol con aquella sangre, Slayer le seguía por atrás mientras que miraba con una mirada de odio al castaño. Al llegar, se detuvo y la examino agachándose un poco, cerró los ojos y los abrió después de cinco segundos.

— Es la sangre del bastardo de Christopher. —Dijo con tal simpleza.

— ¿En serio? —Pregunto Liz aun con duda.

— ¿Dudas de mí? —Le dijo serio, luego chasqueo con la lengua.

— No es eso, es solo que, se me hace realmente extraño.

— ¿Lo mataron? —Elioth soltó una gran carcajada, Liz lo fulmino con la mirada lo que hizo que el castaño cerrada la boca por completo. Hiroshi no hizo ningún movimiento.

— Hay que buscarlo. —Les dijo Liz, Elioth asintió.

— Creo que lo mejor sería encontrar primero a esas hermanas. No lo sé, tal vez el idiota esta cerca donde estén ellas. ¿No creen? —Dijo Elioth analizando todo.

— Tienes razón, hay que buscarlas. —La de ojos azules aprobó la idea del castaño mientras que lo veía a los ojos.

— No creo que sea necesario buscarlas —Dijo Hiroshi, los dos lo observaron con mucha intriga por el comentario. Hiroshi mirada al oeste y una sonrisa de labios se le dibujo en el rostro.

— Mierda, ¿por qué dices eso?

— Por qué una de ellas ya viene hacía haca. —Le contesto el Otaka al castaño.

Los tres chicos ahora tenían la mirada al oeste. Un silenció estuvo presente. Una de las hermanas de Paja ya sabía sus ubicaciones de una manera muy fácil. Liz de nuevo tomo sus katanas, Elioth su arco y tomo una flecha, Hiroshi no hizo nada en especial. Esperando el momento, el momento de enfrentarse a una de ellas.

En el pleno bosque, cuando la oscuridad estaba a su máximo poder, el tarareo de una canción que parecía de burla se hizo presente en los oídos de los tres chicos y un animal, el sonido se hacía cada vez más fuerte y se acercaba más a ellos. Y se convirtió en silbido, un silbido que te traspasaba cada gota de sangre, que te hacía estremecer.

Por qué los campesinos sabían una cosa que los tres chicos no sabían, porque al alcalde se le había olvidado un pequeño detalle antes de que entraran al bosque, porque ese pequeño detalle era muy importante en estos momentos. Y lo que sabían los campesinos era que si aquel tarareo se convertía en silbido es que la sangre se derramara mucho más rápido de lo normal y sus ojos se iban a cerrar para que durmieran de una manera muy cruel.

Si… los campesinos le habían llamado la melodía de la muerte.

La silueta de aquella mujer ya era visible para los tres cazadores. No se sorprendieron al verla, por qué la verdad ya habían visto antes otro tipo de criaturas extrañas, pero esta era realmente aterradora, marcas de cocidas, astillas, su ropa rota, su mirada triste que daba una desconfianza temible.

— Jodida mierda, ¿de dónde sacaron ese goma de mascar masticada?

Y Elioth Van Kurt nunca se podía tomar al realmente serio.

La mujer empezó a murmurar algo, en realidad, no parecía decir nada importante, solo murmuraba cosas mientras que veía a los tres chicos con la cabeza torcida y con una sonrisa mostrando sus dientes afilados, sus manos empezaron a moverse lentamente, haciendo pequeños sonidos de tick-tick aquellos sonidos eran provocados por sus grandes y afiladas uñas que al juntarse producían dicho sonido.

— Tragarme… —Dijo la mujer de paja con una sonrisa torcida.

— ¿Qué? —Dijeron confusos Van Kurt y Regnard.

— Tragarme… tragarme… tragarme —La mujer se empezó a reír despacio.

— No empieces a reírte en frente de mí. —Le dijo Hiroshi, en un movimiento rápido saco su gran y afilada guadaña y corrió a dirección a la Straw.

La mujer dejo de reírse cuando el chico de la guadaña estaba muy cercas de ella y sonrió de oreja a oreja aun con la mirada triste. — Tragarme sus órganos are.

— ¡Hiroshi! —Le dijo Liz al ver la reacción precipitada de su llamado compañero.

— Es un bastardo. —Dijo Elioth algo preocupado pero no lo hizo notar.

La Straw lanzó a Hiroshi de un solo movimiento a una distancia de cinco metros a ella, los otros dos no podían creerlo, nunca lo habían lastimado de esa manera a él. ¿En verdad era tan fuerte? Liz tomo sus dos katanas y se acercó a ella, la mujer volvió a sonreír pensando que podía hacer lo mismo que hizo con el anterior, pero al momento de tan siquiera tocarla su mano ardió en llamas, hizo una mueca de dolor y miró con rencor a la de ojos azules mientras que ella sonrió de lado.

Y es que Plin se dio cuenta en ese instante que la de ojos azules controlada el fuego. La de Paja retrocedió a grandes saltos, pero en el momento que dio el tercer salto calló al suelo, no podía entender que fue lo que sucedió. Solo sabía que no podía moverse. Y al lado de ella miro una flecha con luz.

— ¡Anda Hiroshi! No seas estúpido y levántate ahora que la petrifique, sabes que no será por mucho tiempo.

Y así como la luz que es rápida, Hiroshi se encontraba al lado de la de Paja con una sonrisa y con una gran herida en el brazo izquierdo que fue donde le había lastimado con una de sus uñas afiladas.

— ¿Cómo mierda puedes moverte con esa herida? —Demande saber con recelo Plin.

Hiroshi se cortó aún más herida con su guadaña.

— Qué asco Hiroshi —Dijo Regnard que se situó al lado de él.

La guadaña de Hiroshi empezó a brillar cuando la sangre de su dueño fue corrida en ella.

— Cuando mi sangre se hace una con la fila de mi guadaña, te puedo asegurar que no sales vivo, en tu caso, viva.

La guadaña cortó un brazo de la de Paja, el efecto de la petrificación había terminado, había tenido mucha suerte que haya ocurrido eso. Porque el ataque no era para el brazo, era para la el cuello.

— Hijos de mierda. —Insultó la mujer con sumo despreció— Tanto que me gustaba mi brazo, ahora tendré que cocerme uno nuevo, o quitárselo a alguien.

¿Quitárselo a alguien? ¿Quiere decir que se pueden regenerar si se cosen partes del cuerpo de otras personas? Pensó la Regnard.

La Straw sonrió con malicia.

— Oh ya se, encontrare a su amigo, le quitare el brazo y me lo pondré —Se empezó a reír— ¿Qué se sentirá que los degollé con el brazo de su amigo?

Plin iba a huir como una condenada pero la Regnard no la dejo, atacándola por sorpresa, y empezó una batalla, la única mano de Plin podía asimilarse como una espada, pero le resultaba algo complicado pelear con alguien que usaba dos. De pronto, Regnard se concentró y envió su fuego a sus katanas. Si esto seguía así, Plin estaría en serió problemas.

Straw sonrió, tal vez la Regnard se descuidó o se confió demasiado de la ventaja que tenía, pero la mujer abrió su boca y de ella salieron ajugas filosas que fueron directo a la abdomen de la de ojos azules.

— ¡Liz! —Gritó Van Kurt y se acercó hacía ellas. Cuándo la mujer de paja le iba a dar un golpe a la Regnard porque ella se llevó las manos al abdomen Elioth le golpeo con un puñetazo en el rostro, pero no era cualquier puñetazo, sus puños tenían un color plata y puntas puntiagudas.

La de paja cayó al suelo rodando por el gran impacto de golpe. Elioth tomo a Liz para que no callera al suelo, y es que las ajugas se habían impactado de una forma muy grave, muy profunda en ella, escupió sangre.

— Estoy bien —Dijo la Regnard— No dejes que se escape. Van Kurt asintió.

Con su arco en manos, tomo una de sus flechas y la apunto en la pierna de la mujer, había transformado la flecha en metal puro. La lanzó, y la flecha llegó a su destino, la mujer murmuro malas palabras, no se podía mover, porque la flecha se había clavado también al suelo y estaba atada con ella.

Hiroshi aprovecho esta oportunidad y se acercó a ella con su guadaña en manos para acabar con ella. La de paja con su única mano que tenía se cortó la pierna para poder liberarse de la profunda flecha del arquero y poder esquivar el ataque de la guadaña del Otaka.

Vean oscuridad. —Murmuro Plin mientras que tenía en manos en medallón color negro y se río.

— ¡Joder! —Se quejó Van Kurt.

Hiroshi empezó atacar, pero no sabía a quién atacaba. No podía ver nada, no podían ver nada. Estaba ciegos en este momento.

— ¿Qué haces? —Pregunto Liz con angustia sin poder ver nada, solo sentía las manos de su compañero Elioth que todavía la sostenían.

Duerman… —Plin empezó a tararear una canción, la canción se fue haciendo cada vez más fuerte. Estaba usando la melodía de la muerte, pero en este caso no era tan efectiva porque ella estaba demasiado lastimada. Solo los podía dormir para poder salvarse ella.

Los chicos cayeron al suelo sin razón. Se encontraban durmiendo mientras que la Straw se reía.

— A la próxima los matare, por mientras, duerman por última vez…

La mujer de paja se arrastraba por el bosque, en busca de algo, en busca de reconstruirse.

.

La cueva era oscura y humedad, se podía escuchar las pequeñas gotas de agua que había.

— Mierda. —Se quejó un chico de ojos grises mientras que se hacía un nudo en la pierna con una prenda de su ropa. La sangre fluía constantemente y no parada, se maldijo por cortarse tan fuerte, tal vez, no era tan necesario.

— La herida es muy profunda. —Le dijo la chica de ojos verdes.

— Todo esto es por tu culpa —La chica puso los ojos en blanco, ni un así herido podía dejar de ser un patán.

— ¿Puedes tranquilizarte? —Le dijo molesta, a ella no le encantaba precisamente estar al lado de ese sujeto.

El chico suspiro, ella tenía razón, estaba siendo demasiado desconsiderado con ella. Ella no tenía la culpa, él se había comportado muy egoísta y gracias a ello no pudo notar la presencia de las hermanas, por ese descuido utilizaron un especie de poder que paralizo sus sentidos, no supo cómo, pero lo empezaron a controlar para que él matara a la chica, pero no lo hizo y mejor se cortó el mismo para poder reaccionar y poder huir. Se cortó para que el dolor afectara sus sentidos y despertaran, pero ahora se encuentra con una gran hemorragia en su cuerpo.

— Me llamo Christopher Screyer. —Se presentó con un tono de voz más amable. La chica se sintió más relajada.

— Scarlet U’Criven.

Cuando el chico pudo estabilizar su gran herida, recargo su espada en la fría estructura de la cueva. Y suspiro. Este no era el mejor momento para descansar pero la situación lo ameritaba, necesitaba recuperar la sangre perdida y pensar una estrategia para poder vencer a esas hermanas que parece que pueden controlar los sentidos. Todo era muy complicado.

— Tal vez este no es el mejor momento para decirte las cosas, pero no debiste venir a este bosque. —Le dijo el chico. Scarlet alzo los hombros.

— Ya estoy aquí. —Dijo. El de cabello negro bufo.

— Parece que controlan los sentidos, eso es realmente una desventaja.

— Sí.

El chico recordó el momento cuando se cortó para que su cuerpo reaccionara, en ese momento, la Scarlet se movió como si nada. ¿Cómo hizo eso si según ellas controlan los sentidos? ¿Qué diablos había hecho ella? o ¿Qué tenía ella para que su poder no le afectara?

La chica se dio cuenta como Christopher la miraba analizándola.

— Controlo el trueno, supongo que te diste cuenta hace rato —Comentó ella— No solo puedo atacar al oponente o darle poder a mis dagas, puede hacer que el trueno también me haga daño a mí misma, como una sobrecarga.

Christopher se sorprendió y sonrió un poco, agradecía que no fuera tonta después de todo. Comprendió que Scarlet había hecho algo parecido a cortarse, solo que hizo que su cuerpo reaccionara con una descarga eléctrica.

— Eso es bueno. Podemos atacarlas por sorpresa si es así.

Ella asintió.

— Cuéntame todo lo que sepas acerca de ellas —Christopher frunció el ceño por esa petición, Scarlet le sonrió ampliamente— Soy buena estratega.

Screyer asintió porque confiaba en aquella sonrisa que le acababa de mostrar la joven. Sin saber que eran escuchados a lo lejos.



~


Saludos~




avatar
Scarlet
Moderador
Moderador

Femenino
México
Frase favorita : Las cosas que hagas en la vida serán muy insignificantes, pero es muy importante que las hagas, porque nadie más las ara.
Mensajes : 128
Puntos : 10780
Reputación : 10
Edad : 20
Localización : Fiore *-*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Ice el Sáb Feb 09, 2013 12:43 am

¿Como lo puedes dejar así? Lo dejaste en lo mejor D:<
No es justo sabes, la vida no es justa nada es justo, que clase de miserable vida es esta.

Me gusto mucho el capitulo, por ahí te comiste como 2 palabras pero se entiende,
me gusta como hacemos equipo Elioth y yo, y Hiroshi seguramente si le preocupa su compañero Christopher pero no lo va admitir ó quizas y solo quizas le importa el oro ._.
— ¿Y a ti que te importa enano con cabello más grande que su cabeza? —Le dijo burlón el castaño. Hiroshi no hizo caso.
Se me hizo gracioso XD

Me gusto esta parte
Y es que Plin se dio cuenta en ese instante que la de ojos azules controlada el fuego. La de Paja retrocedió a grandes saltos, pero en el momento que dio el tercer salto calló al suelo, no podía entender que fue lo que sucedió. Solo sabía que no podía moverse. Y al lado de ella miro una flecha con luz.

— ¡Anda Hiroshi! No seas estúpido y levántate ahora que la petrifique, sabes que no será por mucho tiempo.

Y así como la luz que es rápida, Hiroshi se encontraba al lado de la de Paja con una sonrisa y con una gran herida en el brazo izquierdo que fue donde le había lastimado con una de sus uñas afiladas.

— ¿Cómo mierda puedes moverte con esa herida? —Demande saber con recelo Plin.

Hiroshi se cortó aún más herida con su guadaña.

— Qué asco Hiroshi —Dijo Regnard que se situó al lado de él.

La guadaña de Hiroshi empezó a brillar cuando la sangre de su dueño fue corrida en ella.

— Cuando mi sangre se hace una con la fila de mi guadaña, te puedo asegurar que no sales vivo, en tu caso, viva.

La guadaña cortó un brazo de la de Paja, el efecto de la petrificación había terminado, había tenido mucha suerte que haya ocurrido eso. Porque el ataque no era para el brazo, era para la el cuello.

— Hijos de mierda. —Insultó la mujer con sumo despreció— Tanto que me gustaba mi brazo, ahora tendré que cocerme uno nuevo, o quitárselo a alguien.

¿Quitárselo a alguien? ¿Quiere decir que se pueden regenerar si se cosen partes del cuerpo de otras personas? Pensó la Regnard.

La Straw sonrió con malicia.

— Oh ya se, encontrare a su amigo, le quitare el brazo y me lo pondré —Se empezó a reír— ¿Qué se sentirá que los degollé con el brazo de su amigo?

Plin iba a huir como una condenada pero la Regnard no la dejo, atacándola por sorpresa, y empezó una batalla, la única mano de Plin podía asimilarse como una espada, pero le resultaba algo complicado pelear con alguien que usaba dos. De pronto, Regnard se concentró y envió su fuego a sus katanas. Si esto seguía así, Plin estaría en serió problemas.
Senti la emoción de la pelea *-*

Pero la Paja huyo D:< ya la queria matar, mugre gorda debio haber muerto ya, me cayo mal desde que me puso en ridiculo simplemente es una escoria que merece desaparecer, como si nunca hubiese existido, sin rastros ni evidencias y todo seria un mal sueño que se olvida con una simple risa... lo siento por expresarme así de repente y como que yo no dijo eso D: (Minoru)

Y por ultimo que bueno que Christopher ya se tranquilizo, lo malo que esta herido y es una desventaja si se enfrenta con una de las Paja (me cae tan mal esa palabra "Paja" no la soporto, me da ganas de no se que, y ahora no lo dijo por lo de ponerme en ridículo, sino por personas mal habladas y sin cerebro que utilizan esa palabra como si fuese algo graciosos cuando quien empezó con esa palabra fue un conductor de televisión nocturna para gente con un mal gusto del sentido del humor donde no enseñan nada y la humanidad va en decadencia), pero lo bueno es que supongo que por lo que lei ya confia en Scarlet -cejas- ok no XD

Espero el siguiente capitulo ansiosa esta realmente bueno el FF-Colectivo lo pondré en mis Temas favoritos :D




avatar
Ice
Admin
Admin

Femenino
México
Frase favorita : Simplemente odio palabras irresponsables como "lo hice todo por alguien mas" - Xerxes Break
Mensajes : 144
Puntos : 10778
Reputación : 1
Edad : 22
Localización : En el Inframundo cazando mobs

Ver perfil de usuario http://fairytail-sekai.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Siegrain el Sáb Feb 09, 2013 3:21 am

Exigo el siguiente capitulo ahora lol. Es genial, la verdad me entretuvo la pelea de mis compañeros, todo lo que hacen por mi ¿? XD Y en otras cosas, parece que esas hermanas no tienen punto debil si son así, si se pueden reconstruir y pueden escuchar no se, es una gran desventaja pero lo hace realmente interesante. Me gusta como manejas la narración y como dijo Ice, algunas faltas de ortografía, pero que importa. Ya quiero saber que pasara en el siguiente capitulo, supongo que Elis es mucho más fuerte que Plin, bueno, se lee por su forma de ser y observar, me pregunto como serán cuando ellas peleen juntas D: Y están bien los nombres, comúnmente en algunos libros los nombres son raros XD

Y estoy de acuerdo con lo que dijo Ice que se salio del tema XD eso de "paja" si bueno, algunas personas ignorantes lo toman por morbo dejando que la lingüistica o el español se vaya a la mierda.

Genial capitulo. :D
avatar
Siegrain
Dragon Slayer
Dragon Slayer

Masculino
México
Frase favorita : Siento que la vida es mierda. Algo así que el mundo apesta.
Mensajes : 69
Puntos : 8735
Reputación : 1
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Loki el Sáb Feb 09, 2013 10:35 pm

Igual que Siegrain exigo el siguiente capitulo, me gusto, y la pelea estuvo genial me sentí poderoso tengo ataques geniales :D que bueno que me puse dos atributos y mis compañeros también e de admitir que estuvieron geniales hasta salve a mi compañera para que no cayera que mas puedo pedir, soy poderoso y carismático xD, seguramente el siguiente capitulo esta aun mejor, y Elis hará su movimiento.
Deberias escribir un libro se nota que tienes madera para eso :D, solo es mi humilde opinión.

P-D: Por cierto, que genero es el fic? :D me imagino que es fantasía y acción
avatar
Loki

Masculino
México
Mensajes : 21
Puntos : 8648
Reputación : 0
Edad : 23
Localización : Si te la digo tendría que matarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Benji el Dom Feb 10, 2013 12:09 am

Al igual que los demas me gusto la batalla y el capitulo 8) creo que ya no necesitas ninguna de mis enseñanzas Hojalata, aunque pensándolo bien aun necesitas de mis enseñanzas, ¿donde quedo Slayer durante la batalla me debió haber ayudado? Espero ser yo quien destroce a esa hermana de paja, por averme arrojado, lastima que no moriste en el capitulo anterior eso hubiera aumentado las visitas, hasta el proximo capitulo.

Mod. Benji
avatar
Benji

Masculino
México
Frase favorita : Y en ese momento.... comprendí que es el odio, esto va para ti y lo sabes.
Mensajes : 26
Puntos : 8663
Reputación : 0
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Scarlet el Vie Feb 15, 2013 7:34 pm

Hola! Espero que les guste este capitulo, a mi me encanto escribirlo. No se, no podía atención a las clases por pensar en un buen final así, matón, para este capitulo(-8 Iba de decir algo más pero se me ah olvidado D:< Ah, ya me acorde, Benji, si tenía pensado mover a Slayer en la pelea, pero no lo pude meter, tenía todo planeado(? Loki, juju, Loki, supongo que si, es acción, fantasía, aventura:D Liz y su gran comentario hahaha, lo se, suena raro la palabra pero se me ocurrió ponerles así, y me gustan tus ocmentarios :c Y Siegrain, aquí esta tu capitulo exigido. En fin, disfruten.

.

Chapter 3: El Boulevard de Sueños Rotos

.

La chica no sabía si había sido buena la idea de salir justamente el día de hoy a hacer eso que tanto había soñado ser, si bueno, no era un gran sueño, eso lo sabía muy bien ya que su “familia” le había dicho que había sido una gran pésima de elección de vida. Pero ella quería, siempre decía eso, siempre decía las mismas palabras: Es lo que quiero, yo escojo lo que voy a ser en mi vida, es mía después de todo. Ahora, en esta situación, no sabía si en verdad había hecho la elección correcta, no sabía en qué momento sucedió lo que sucedió, atacados por aquellas hermanas, ahora se sentía muy culpable.

“Si tan solo no hubiera conocido a ese hombre, no estuviera aquí” Pensaba Scarlet. Y es que Christopher le recordaba mucho a aquel hombre que conoció cuando era pequeña, tenía la misma mirada y esos ojos del mismo color. Por aquel parecido se detuvo en el bosque para observarlo porque le recordaba tanto a aquel hombre de edad de unos treinta años.

Por qué ese hombre la salvo sin siquiera conocerla y ahora se encontraba ayudando a alguien que se parecía bastante a él.

Christopher había decidió que era mala idea permanecer mucho en la cueva, que rápidamente podrían localizarlos —Muy en vano, una de las hermanas ya sabía sus ubicaciones— así que ahora se encontraban vagando en el bosque oscuro. Screyer estaba muy lastimado de la pierna, así que la de ojos verdes le ayudaba a poder caminar.

— Descansemos —Dijo Christopher. Scarlet frunció el ceño, ya había tomado un descanso hace treinta minutos.

No podré estar así por mucho tiempo, necesitamos salir del bosque, la herida se puede infectar o me puede dar fiebre. Pensé Screyer, su vista estaba en la herida, hizo presión y escucho el sonido de la sangre al salir.

— No hagas eso. —Le regaño Scarlet.

— Como sea —Contesto sin interés.

— Oye, hace unos momentos nos llevábamos bien, ¿eres bipolar o algo así?

— Algo así. —Muy apenas sonrió al decir esto.

Screyer estaba recargado en un árbol, no podía caminar, le resultaba realmente incomodó y se sentía inútil. Detestaba sentirse de esa manera, depender de alguien más simplemente le frustraba y por consecuencia hacia que estuviera de mal humor.

— ¿Tú controlas el trueno no? ¿Cómo lo aprendiste? ¿O ya naciste con ese poder? —Pregunto Christopher para que la chica no se sintiera incomoda, a él siempre se le había dificultado comunicarse con gente nueva y es que en realidad nunca lo hacía.

— Um, nací con el, aunque de cierta forma no recuerdo cuando empecé a controlarlo bien. Aunque todavía no está muy bien perfeccionado.

— Ya veo. —Se quedó con un semblante pensativo el de los ojos grises— ¿Por qué decidiste convertirte en una cazadora?

La chica no supo que contestar, porque lo cierto era es que ni ella misma sabía.

¿Lo había hecho por aquel hombre?

¿Le apreciaba y por eso quiso seguir los mismos pasos?

Scarlet iba a pronunciar una palabra pero se escuchó a lo lejos el sonido de algo que se acercaba hacía ellos, era algo veloz y pequeño. Los dos chicos se dieron cuenta de eso y guardaron silencio para saber de dónde provenía ese sonido.

— ¡Muévete hacía la izquierda! —Le dijo alzando la voz Screyer.

Scarlet hizo caso, se movió lo más rápido que pudo, levanto la mirada y en el árbol donde anteriormente estaba Christopher había pequeñas ajugas clavadas en el tronco.

— ¿Dónde y desde cuando nos han estado observando? —Murmuro Screyer que ahora se situaba al lado de Scarlet, la chica se sorprendió, ¿en qué momento había llegado Christopher al lado suyo? ¿Qué no estaba lastimado para moverse de esa forma?

En realidad, había hecho un movimiento muy rápido, una personas normal y en buenas condicionas muy apenas habría esquivado el ataque de una de esas hermanas, la chica no comprendía como aquel joven en pésimas condiciones pudo esquivar y ponerse en un lugar a salvo de una manera muy veloz.

Y la chica recordó que él no le había dicho si tenía un poder.

¿Tendría uno acaso?Pensó Scarlet.

De la sombría noche y de aquel bosque donde los árboles parecían muertos se pudo diferenciar a lo lejos una sonrisa que brillaba por sus pequeños y afilados dientes, una mujer de cabello largo color naranja y amarillo, en su piel las marcas del hilo y ajuga cuando las “construyeron” pero lo diferente era algo que portaba, un arma, Christopher se sorprendió, la hermana de paja portaba una guadaña.

El arma de Hiroshi. ¿Qué rayos…? ¿Ellos… están aquí? Pensó Screyer. Pero no podía creer, en primera no podía creer que ellos estuvieran aquí, él les había dicho que haría la misión solo y en segunda… ¿por qué tenía el arma de Hiroshi?

— ¿Por qué la sorpresa? —Le dijo con burla la hermana de paja cuyo nombre era Elis. Luego miro la guadaña fingiendo sorpresa— ¡Oh! ¿Es por la guadaña de tu amigo? Ellos fueron derrotados muy fácilmente.

— ¿Amigo? —Repitió confusa Scarlet.

— Eso no puede ser, él… ellos no pueden ser derrotados tan fácilmente. —Dijo con enfado Christopher, Scarlet puso una mirada difícil de descifrar al ver ese cambio de actitud por parte del de ojos grises. Parecía que le importaba muchos sus amigos o confiaba mucho en ellos.

— ¿A no? —Dice Elis con cierta burla— Solo mira la sangre en la guadaña.

— ¡Tonterías! —Le grita Screyer mientras que se acerca apresuradamente hacia la de paja con su espada en manos, no le importo su estado actual. Scarlet maldijo, tenían un plan y parece que no lo iban a efectuar por culpa de su enfado.

— ¿Qué acaso no tenían una estrategia para matarme? —Les dijo Straw con enfado, Christopher se detuvo en seco, y no porque él quisiera si no porque los ojos de la hermana brillaron de un color amarillo mucho más fuerte. Eso hizo que se paralizara.

— Así que tú, maldita bastarda ya habías escuchado todo. —Le dijo con enfado.

— Es divertido. —Se rio Elis.

Screyer empezó hacer fuerza para poder moverse y mover un poco la espada.

— ¡No lo hagas de nuevo! —Le grito Scarlet desde lejos temiendo lo que iba hacer.

Pero al chico no le importo y se volvió a cortar en la misma herida que se había hecho para poder moverse. La de paja se sorprendió por el acto y más por la velocidad que tenía, esa velocidad no era normal.

Y empezó una batalla con Elis, la hermana sabía muy cómo usar la guadaña y es que en cambio que su otra hermana Plin, ella no tenía uñas como espadas, ella tenía manos como las de un humano, excepto porque estaban cocidas. Christopher no le podía hacer ningún daño, su herida que ahora se encontraba mucho peor no le permitía luchar a la perfección y era dañado por la guadaña de Hiroshi. En un momento Elis se estaba hartando porque el chico era muy resistente, tenía que buscar un punto débil y ese punto ya lo sabía muy bien, la guadaña iba directo a su pierna derecha, pero una fuerte corriente eléctrica hizo que el ataque fallara y sintiera una fuerte cortada en su estómago.

Straw había olvidado a la chica y ahora se lamentaba y se maldecía… o la maldecía.

Scarlet había mandado electricidad a sus dagas y en un movimiento rápido se había acercado hacía la pelea que estaba presenciando, antes que lastimara mucho más a Christopher, anticipando lo que iba hacer y la ataco directamente en el estómago. Screyer tomo esa ventaja para darle un fuerte golpe con la espada, Elis en el momento que la estaba atacando soltó la guadaña.

— ¡Scarlet, toma la guadaña! —Le grito estando aun concentrado en la pelea, la chica le hizo caso inmediatamente y la alcanzo a tomar, era realmente pesada.

Christopher le dio otro golpe con la espada en la herida que le había hecho anteriormente la Scarlet. Elis sonrió con malicia al recibir el golpe y es que ella no había sentido nada, se escuchó el sonido cuando la guadaña de Hiroshi cayó al suelo, la sangre de U’Criven deslizándose por su cuerpo, la chica tenía una enorme cortada en el estómago, era igual como Christopher le había hecho a Elis.

— ¿Qué diablos…? —Dijo el de ojos grises al ver la chica que se había convertido en su compañera en el momento que lo estaba ayudando, al verla ahí, de rodillas, con las manos en su estómago para que la sangre no fluyera tan rápido, le destrozo algo dentro de él.

— Vaya —Elis soltó una gran carcajada al ver la reacción del chico— ¡Parece que tú mismo la estas matando!

— ¿Cómo es que la lastime? —Murmuro confundido.

Elis sonrió con malicia ante tal descuido del joven y lo mordió en la pierda con sus afilados dientes, Christopher soltó un grito ahogado al sentir aquel dolor insoportable. Y es que no se la podía quitar, no sabía si golpearla, tenía miedo a que lastimara nuevamente a Scarlet, pero no podía soportarla tenerla ahí y justamente en la pierna lastimada.

Tomo su espada y la ataco justamente en el rostro, lastimando sus ojos y liberándose al fin de esa mordida.

El chico se dirigió rápidamente hacia la Scarlet que se encontraba en el suelo, observo la herida que él le había causado aunque no sabía cómo, pero era realmente profunda y salía mucha sangre. Christopher la iba a cargar para salir de esta situación porque sabía muy bien que si seguían luchando ambos iban a morir, pero una corriente eléctrica lo ataco. Al sentir el ataque su mandíbula se tensó por el dolor, pero no podía comprender nada, como es que Scarlet lo ataco estando ella inconsciente.

“Aunque todavía no está perfeccionado” Recordó las palabras de la chica.

¿Acaso no era consiente de a quién atacaba ahora? ¿Lo hacía para defenderse inconscientemente de si era bueno o malo a quien atacaba?

Se acercó de nuevo a ella y recibió otra descarga de electricidad, no le importo, él la tomo en sus brazos sintiendo la electricidad en su cuerpo, también tomo la guadaña de Hiroshi. No iba a permitir que una de esas hermanas tuvieran algo de “sus amigos”

— ¡Malditos, no van a huir! — Les dijo Elis con enfado, aunque Christopher le había lastimado la vista, aun se podía mover aunque no con mucha precisión, si querían huir necesitaban lastimarla de nuevo.

— Scarlet… —Le llamo, aunque la chica tosió un poco de sangre le podía escuchar poco— Scarlet, tienes que mandarle una descarga —Le pidió con suavidad.

La chica se llevó las manos al estómago, donde la sangre seguía y seguía sin detenerse. Christopher sintió de nuevo la descarga de electricidad más potente que las anteriores, miro de reojo a Elis, ella también había recibido el impacto.

Screyer no supo cómo, pero logro salir de aquella situación de muerte, ahora se encontraba muy lejos de Elis, pero podía encontrarse con la otra hermana, y eso le causaba frustración. Miro al cielo, ahora en verdad había anochecido, no porque estaba más oscuro que hace unas cuantas horas, si no que las estrellas se habían apoderado del cielo. Sonrió con nostalgia observándolas.

Guíenme lejos de aquí. —Pidió con voz cansada mientras que observaba el cielo oscuro.

Una estrella empezó a brillar intensamente, Christopher hizo una sonrisa de lado muy apenas, siguiendo aquella estrella que ahora le mostraba un camino diferente a este infierno.

.

La cabeza le dolía y le daba mil vueltas, su vista estaba nublada, parpadeo un par de veces, y se llevó una mano a la frente. Observo el lugar donde se encontraba ahora, no estaba en el bosque, de eso estaba segura la chica, el techo era de madera, y claramente no estaba el césped, estaba acostada en unas suaves sabanas con una textura muy cómoda. Se incorporó y se sentó en la cama. Vio a sus lados y se encontraban sus compañeros dormidos en dos camas a su lado, Elioth estaba al derecho suyo dormido y Hiroshi al izquierdo.

Se paró y empezó a inspeccionar el lugar donde estaba. De inmediato le dio un miedo terrible, ya que se dio cuenta que sus dos katanas no estaban con ellas. Empezó a buscarlas en aquella habitación que estaba más vacía que cualquier otra cosa, solo tenía tres camas, uno que otro mueble y un pequeño closet, abrió el closet y solo había dos prendas de un pequeño niño.

— Aquí están tus armas. —La de ojos azules se sorprendió al escuchar otra voz en aquella habitación. Volteo a ver la pequeña persona que le había hablado, era un pequeño hombrecillo, de estatura tal vez de un metro con veinte centímetros, con barba muy larga y ropa que se ajustaba a él, al ver a la chica bajo su rostro, le acercó más sus katanas.

— Gra-gracias… —Le dijo Regnard mostrando una pequeña sonrisa de agradecimiento. Observo sus dos katanas para averiguar si estaban bien y que no le habían hecho nada. El hombrecillo se dio cuenta de eso y rápidamente hablo.

— ¡No les eh echo nada! —Contesto apresurado y asustado— Solo las limpie, estaban muy sucias y olían a sangre.

— Muchas gracias. ¿Cómo te llamas? —Le pregunto. Y es que eso no es lo que más le importaba, lo que más le causaba curiosidad era como es que llegaron a este lugar ya que ellos se encontraban en el bosque. La chica reacciono en ese momento— ¡Espera! ¿¡Cómo es que llegamos a esté lugar!? ¡Nosotros estábamos en el bosque! Y… ¡¿Las hermanas de…?!

— ¡No las menciones! —El hombrecillo le dio un pequeño golpe para que callara la chica— En este pueblo no se mencionan a esas dos. Solo traen tragedia.

— ¿No hay que mencionar a quién? —Dijo Elioth con un tono de voz medio dormido, él se encontraba ahora sentado en su cama y tallándose los ojos.

— Ellas han traído desgracia y muerte desde que ella las creo. —Explico en un susurro.

¿Ella? —Repitió Liz.

— Estas diciendo, ¿qué ellas fueron creadas? —Le cuestiono Van Kurt, luego miro seriamente al hombrecillo— ¿Y porque eres tan pequeño y con barba? Oye niño, ¿Qué no sabes que existe el término “afeitar”?

— Tengo sesenta y ocho años. —Le contesto, Elioth quedó perplejo.

— ¿Eres un duende no? —Pregunto Regnard, el duende asintió con la cabeza.

— Mi nombre es Richard.

— Vaya, su nombre es mucho mejor que el de Hiroshi. —Dijo Elioth con burla. Hiroshi en ese instante se despertó y le aventó su zapato que fue directo a la cabeza del burlón— ¡Oye!

— Cierra la boca maldito mujeriego. —Regnard rio.

Después de que los tres se levantaron, fueron al pequeño comedor que tenía Richard, y es que su pequeña casa apenas tenía lugar para ciertas cosas, solo contaba con tres camas para los visitantes o personas heridas que se encontraba en el camino, una pequeña mesita para comer, un sofá y algunas y otras pertenencias. El duende les había hecho un pequeño estofado, de tomar agua y algo de licor para Elioth.

— ¿Cómo es que llegamos aquí? —Pregunto Hiroshi y luego le dio un sorbo a su vaso lleno de agua.

— Estaba recolectando algo de hongos en el bosque, y los encontré tirados. ¿Qué es lo que sucedió? —Pregunto curioso.

— Luchamos con una de las hermanas de paja —Murmuro Liz— Perdimos supongo… —Esto lo dijo con el tono más bajo y algo molesta.

— Eso supuse. Me eh encontrado con muchos viajeros que las quieren enfrentar por la recompensa…

— ¿Así que tiene muchas visitas, eh hombrecillo?

— En realidad no, los encuentro muertos —Le contesto a Elioth con calma, los otros tres se sorprendieron.

— ¡¿Muertos?! —Dijeron sorprendidos.

— Así es, en realidad, ustedes tres tuvieron mucha suerte.

— ¿Oye y mi arco y flecha? —Se quejó Elioth. Richard rápidamente les dio sus armas. Hiroshi frunció el ceño, ya que se dio cuenta que él bastardo y Liz ya tenía sus armas, a excepción de él.

— Oye enano, ¿dónde está mi guadaña? —Pregunto molesto.

— ¿Tú guadaña? ¿De qué hablas chico? Solo los encontré a ustedes, las dos katanas, el arco y flecha.

— ¡Debes de estar mintiendo! —Hiroshi se exalto y alzo la voz realmente molesto— ¿¡Dónde tienes mi guadaña!?

— Oye Hiroshi, contrólate —Elioth se puso atentó y es que cuando Hiroshi se altera no hay nada que pueda detenerlo. Y ahora parecía realmente molesto.

— Tal vez ellas se llevaron tu guadaña Hiroshi. —Le explico Liz, Richard parecía asustado por la actitud del chico más joven de los tres.

— ¡Esa maldita hija de mierda! —Dice molesto Otaka— Me tengo que ir.

Hiroshi se levantó de su asiento dispuesto a irse. Pero Elioth se puso en frente de la puerta para que no diera un paso más.

— ¿Acaso eres un estúpido? —Le dijo molesto Van Kurt— Ella nos ha pateado el trasero, ¿qué tal si te encuentras a las dos juntas? ¿Eh?

— No me interesa. Necesito recuperar mi arma jodida mierda. —Dice serio. Elioth le dio un puñetazo en la mejilla.

— ¿Pero qué diablos están haciendo? —Murmura Liz aburrida por esta situación.

— ¡No te entrometas! Mi guadaña es muy importante para mí al igual que Slayer… esperen, ¿Dónde está Slayer? —Dijo aún más furioso.

— Aquí no había mucho espacio. Lo aloje en otro mesón del pueblo. —Explico Richard.

— ¿Con quién? —Pregunto saber inmediato Hiroshi.

— Creo… que debe de estar con Jankowski.

— ¿Qué enfermo nombre es ese? —Dijo Elioth burlón.

— Elioth… —Le regaño Liz.

— Iré por Slayer y luego por mi guadaña.

— No, primero encontraremos al bastardo de Christopher. —Le explico Elioth a Van Kurt fastidiado por toda esta situación— Y tal vez en eso, encontremos tu guadaña, pero cálmate. —Otaka gruño. Regnard suspiro y le sonrió de labios a Richard.

— Disculpe, ¿dijo mesones? —Le pregunto la chica de cabello rosa.

— Sí. Estamos en el pueblo de los mesones. Donde se hospedan viajeros o heridos encontraros por nosotros. —Explico.

— Son muy amables. —Le dijo Liz.

— Vamos por Slayer —Otaka se impacientaba.

— Está bien. —Richard salió por la pequeña puerta, los demás tuvieron que agacharse para poder salir sin pegarse en la cabeza, porque la entrada era muy pequeña.

El pueblo de los mesones, con casas hechas de madera vieja, un solo camino de tierra, y casi nada de vegetación, daba el ambiente muy muerto. Las pequeñas personas no se sorprendían al ver a las personas que seguían a Richard, porque de cierta forma, ya estaban acostumbrados a ver muchos forasteros por la ciudad.

— Oye enano, ¿por qué todos parecen tristes? —Pregunto el castaño.

— A mí me da mucha pena que vean el pueblo así. —Richard los volteo a ver y sonrió nostálgicamente— No siempre fue así, pero la desgracia nos consumió.

— ¿Las hermanas? —Quiso confirmar Liz.

— Exacto. —Se quedó en silenció— Les contare que fue exactamente lo que paso cuando estemos con Jankowski —Los pasos del pequeño hombre llamado Richard eran pequeños y algo abiertos— Por cierto… Jankowski se ha encontrado a dos heridos. En realidad, ellos fueron los que encontraron el pueblo, eso me extraña, este pueblo está realmente escondido en el bosque, no hayo una explicación coherente para su buen sentido de orientación.

¿Orientación? El imbécil de Screyer suele tener muy buen sentido de orientación por las noches. Pensó Elioth con una mueca de fastidio, aunque se tranquilo porque ahora estaba completamente seguro que su compañero estaba a salvo y no es que eso le importe, claro estaba.

Una de las razones por la que lo detestaba era esa… era realmente muy misterioso, no sabían cuál era su poder, pero eso no explicaba su velocidad o esa gran orientación que tiene, le odiaba porque ocultaba cosas y lo consideraba tal vez, un traicionero. Pero no tenía pruebas que lo fuera, y seguía con él porque en más de una ocasión le ha salvado el pellejo. Además, la persona que más apreciaba confiaba en él, así que, no que no le quedaba más que seguir con el bastardo, como él suela decirle.

La pequeña casa de Jankowski era simplemente igual que las demás, madera vieja, tristeza alrededor y seco por todos lados. Richard golpeo la puerta para que rápidamente abriera, más se tardó unos cuantos minutos. Por siguiente, salió un pequeño hombrecillo, de la misma estatura de Richard, tenía el cabello color anaranjado, y tenía un bigote no muy largo, ni muy corto.

— ¿Qué es lo que quieres? —Le pregunto molesto a Richard.

— Venimos por el animal que estas cuidando —Jankowski frunció el ceño con enfado. A él no le agradaban las visitas que él no autorizaba o que llegaban por sorpresa.

— ¡Bha! —“Dice” con enfado y entra a su casa, deja la puerta abierta para que entre los visitantes.

Los tres jóvenes y Richard entraron. La casa era igual de pequeña que la del anterior. Otaka fue directamente a buscar a su pequeño amigo que se encontraba dormido en el sofá, Slayer se sintió más a gusto al momento de ver a su dueño y Hiroshi aunque no lo demostraba también se sentía más calmado y ya no había nada de preocupación, exceptuando el hecho que no tiene su guadaña.

— Richard nos ha contado que se ha encontrado a dos personas —Jankowski ignoro completamente a la chica, él se encontraba reparando unos zapatos. La chica de ojos azules bufo molesta y lo ignoro del mismo modo.

— Joder anciano, solo queremos saber si nuestro compañero está aquí. —Le dijo molesto Elioth.

— Hay un imbécil en la habitación del fondo, y una chica que está consiente. —Les informo sin ningún interés.

— Ah vale. —Contestó Van Kurt.

Claramente el chico que estaba acostado en la cama si era Christopher, lo pudieron reconocer de inmediato, lo que no podían creerlo es que estuviera de ese estado, tenía varios rasguños, pero la herida que más llamaba la atención era la de su pierna derecha que parecía realmente profunda y aun salía sangre. ¿Pero quién era la chica que estaba a un lado de él con una mirada preocupada?

— ¿Quién eres tú? —Preguntó Regnard desconfiada. La chica se sorprendió por las presencias que estaban a su espalda, no se había dado cuenta de nada.

— Scarlet. —Musito su nombre sin ningún interés.

— ¿Hojalata? —Dice Hiroshi. Van Kurt se rio.

— ¿Oye que haces con nuestro imbécil? ¿Sabes? Es la mascota del grupo, lo necesitamos de vuelta —Dice Elioth con una sonrisa burlona. Liz puso los ojos en blanco, aunque no podía evitar que ese comentario le resulto realmente gracioso y se reía por dentro.

— ¿Son sus amigos? —Pregunto la chica. Los tres se sorprendieron, la verdad, nunca habían usado ese término entre ellos mismos.

— Eh… ¿algo así? —Dice Liz.

Los tres se presentaron con Scarlet después de eso.

— ¿Qué fue lo que le paso? —Pregunto Regnard.

— Es muy imprudente. —Les dijo. Contarles todo lo que había les había quitado tiempo a los cuatro, aunque la verdad eso no importaba, Screyer aún no despertaba.

— ¿Entonces, donde está mi guadaña? —Pregunto Hiroshi molesto.

— Aquí esta cabeza de cabello. —Le dijo Jankowski que entro a la habitación de un momento a otro, se la entrego. Richard venía atrás de él.

— Entonces si es así como nos cuentas las cosas, creo que nos hemos confiado demasiado. A nosotros nos han derrotado con un truco sucio. —Explico Regnard.

— Eso veo. Lo que no me explico es como recibí un ataque de parte de Christopher si a la que ataco fue a ella. No logro comprenderlo.

— A parte de inútil, tonta —Le dice Hiroshi con cierto aire de superioridad. Scarlet ignoro el comentario, aunque Liz y Elioth se veían molesto por siempre esa actitud del chico.

— Entonces tenemos muchos problemas —Dice Van Kurt— Nos pueden paralizar, nos pueden dejar ciegos, nos pueden matar con una simple cantada si no están lastimadas, nos pueden atacar si las atacamos recibiendo el ataque de uno de nosotros. ¡Vaya lio!

— Esperen, el viejo nos dijo que nos diría como es que paso todo eso, su existencia. Tal vez, así sea mucho más fácil derrotarles —Dice Liz.

Todos voltearon a ver a Richard que estaba al lado de malhumorado Jankowski. El duende suspiro.

— Este pueblo nunca fue así. Eso lo dije con anterioridad. Todo tiene su historia, no sé si este sea nuestro final. Pero desde que ellas fueron creadas, este pueblo parece de gente sin alma, como si estuviera dormida esperando el momento de que alguien con un corazón latiente nos dé una esperanza, no tenemos sueños, porque estamos esperando la muerte en cualquier momento —Dijo Richard con tristeza en su voz.

— Somos las sombras de lo que una vez fuimos… gente feliz. —Se integró Jankowski a la conversación, quitando su mal humor.

— ¿Quién las creo? —Pregunto Liz.

— Alguien que deseaba con toda su alma… ser madre. —Todos se sorprendieron por aquellas palabras, ¿las había creado una mujer?

— Eso no puede ser cierto. —Dice Hiroshi.

— Cree lo que te parezca, a mí me da mierda, algún día nos mataran. —Le contesta Jankowski con enfado.

— ¿Quién fue esa mujer? —Pregunta Scarlet.

— Su nombre era Molly. —Contestaron al mismo tiempo los dos duendes con tristeza.

— ¿Molly? —Dice confuso Elioth por aquel nombre.

— La bruja Molly.



~

Boulevard Of Broken Dreams - Green Day.

Saludos~




avatar
Scarlet
Moderador
Moderador

Femenino
México
Frase favorita : Las cosas que hagas en la vida serán muy insignificantes, pero es muy importante que las hagas, porque nadie más las ara.
Mensajes : 128
Puntos : 10780
Reputación : 10
Edad : 20
Localización : Fiore *-*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Ice el Vie Feb 15, 2013 8:28 pm


— Scarlet. —Musito su nombre sin ningún interés.

— ¿Hojalata? —Dice Hiroshi. Van Kurt se rio.

— ¿Oye que haces con nuestro imbécil? ¿Sabes? Es la mascota del grupo, lo necesitamos de vuelta —Dice Elioth con una sonrisa burlona. Liz puso los ojos en blanco, aunque no podía evitar que ese comentario le resulto realmente gracioso y se reía por dentro.

Ok no entiendo el parecido de palabras XD pero así te dice Benji y me da gracia.

Me gusto el capitulo, es un misterio como fue que Scarlet recibió el ataque que hizo Christpher, quizás la Hermana Elis tiene algún poder parecido a Meredi D: y bueno pasando a otro punto me gusto esas partes de Hiroshi XD cuando se da cuenta que Slayer no esta con él )': nose pero me gusto y cuando se reencontró con el minino al menos tiene un poco de sentimientos aunque no los muestre el chico.

Espero el siguiente capitulo pronto >:D




avatar
Ice
Admin
Admin

Femenino
México
Frase favorita : Simplemente odio palabras irresponsables como "lo hice todo por alguien mas" - Xerxes Break
Mensajes : 144
Puntos : 10778
Reputación : 1
Edad : 22
Localización : En el Inframundo cazando mobs

Ver perfil de usuario http://fairytail-sekai.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Siegrain el Mar Feb 19, 2013 8:31 pm

Genial! Capitulo nuevo de SH XD:




Ohh, excelente capitulo. Pero que chucha esas hermanas tienen muchos trucos, cuando piensas que ya las vas a derrotar siempre salen con otra cosa, que mal, pero eso hace interesante el Fic. Que mal te herí u_u y sigo dormido LOL. ¿Quién iba a decir que fueron creadas por una bruja? Me pregunto si habrá sido buena o mala, si aun estará viva o muerta o quien sabe. Muy intrigante en otras palabras, además, maldita Elis, ¿por qué específicamente le quito la guadaña a Hiroshi? se hubiera llevado todas como buena villana ¿? XD

Pero creo que ahora si estarán realmente débiles. Las han herido en sus puntos débiles, será más fácil derrotarlas o tal vez no ._. Pero me gustaría conocer su historia, no lo se, suena prometedora.

Espero el siguiente capitulo con ansias.
avatar
Siegrain
Dragon Slayer
Dragon Slayer

Masculino
México
Frase favorita : Siento que la vida es mierda. Algo así que el mundo apesta.
Mensajes : 69
Puntos : 8735
Reputación : 1
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Loki el Sáb Mar 02, 2013 7:43 pm

Me gusto el capitulo, me doy cuenta que todos somos unos bastardos, a cada rato nos dicen acaso somos hijos de padres bastardos sera por eso que soy el mas carismático y tengo 2 atributos , y también sera por que soy un mujeriego :D esperen yo no soy un mujeriego... ¿o si lo soy? :D

Haber si el bastardo de Christopher ya despierta, apuesto a que me peleo con él, como en digimon yo soy Tai y Christopher Yamato xD. Espero la continuación pronto esta genial :D
avatar
Loki

Masculino
México
Mensajes : 21
Puntos : 8648
Reputación : 0
Edad : 23
Localización : Si te la digo tendría que matarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Benji el Sáb Mar 02, 2013 8:20 pm

Buen capitulo aunque hubiera esta mas interesante si alguien hubiera muerto 8) vas bien Hojalata sigue así, y no la riegues espero ya matar a esas dos perras, y haber si Slayer hace algo posiblemente se transforme en una bestia poderosa
avatar
Benji

Masculino
México
Frase favorita : Y en ese momento.... comprendí que es el odio, esto va para ti y lo sabes.
Mensajes : 26
Puntos : 8663
Reputación : 0
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Scarlet el Dom Mar 03, 2013 2:04 am

.

Chapter 4: Sangre.

.


Molly no era del todo una bruja. Tal vez ni siquiera era considerada una de verdad, pero los campesinos así la llamaron por hacer que vivan aquellas dos criaturas que traerían muchas tragedias. Aquella mujer de cabellera color semejante al oro, con rizos y de una edad de cuarenta años, era considerada la más hermosa en la aldea.

Tan hermosa, pero tan sola. Su belleza se consumía en la soledad de su propio cuerpo. Sin nadie a quién querer. Sin ninguna razón para vivir.

Ella siempre ha vivido sola. Los hombres con los que ha estado la dejan como si no valieran nada, como planta en jardín olvidado, dejando que se marchite sola.

Era hermosa, pero no podía tener hijos.

Y Molly anhelaba con todo su ser tener una familia.

Un día, cuando el atardecer se marchitaba, vendió su alma a una bruja muy conocida por las fronteras de la aldea, una bruja muy poderosa que solo le interesaba dar lo que siempre quisieran, pero claro, ella no lo hacía gratis.

Primero, tenías que tener en cuenta que si la buscas, tu alma será completamente suya en el momento que la mires a los ojos. Y segundo, tienes que aceptar las consecuencias de lo que más deseas, porque no todo es color de rosa, una parte de la bruja estará en eso.

— Tráeme dos espantapájaros. —Pidió la bruja con una sonrisa burlona.

— ¿Espantapájaros?

La bruja soltó una risa chillona.

— ¿¡Qué!? ¿Creías que serían de verdad? ¡Humana idiota! ¡Tú no sirves para dar vida! —Se volvió a reír dejando a Molly sin palabras.

— ¿Entonces qué se supone que aras? —Pregunto con desconfianza la rubia.

— Me traerás los estúpidos espantapájaros. Tendrás dos lindas niñas hechas de paja. —La bruja se puso seria de un momento a otro— ¿Estás segura que quieres seguir con esto?

Molly lo pensó. Tal vez una o dos veces, pero ella desde que busco a la bruja sabía la respuesta.

— Claro.

Molly era feliz, claro, su felicidad no duro más de un mes.

Algo dentro de Elis y Plin empezó a nacer, un odio sin razón. Hacía el mundo, hacía su ambiente, hasta en su propia madre. En un momento a otro empezaron a destruir su casa, Molly aun las quería, por supuesto, pero eso no significaba que las hermanas sintieran lo mismo por su madre.

Destruir ya no las satisfacía, empezaron a matar animales, pero aun no era suficiente. Mataron a una persona, y en ese momento Molly supo que tenía que parar todo esto, pero a las hermanas nadie las detenía, ni su madre. La tenían que matar, la mataron.

Destruyeron toda la aldea de Molly.

.

— ¿Entonces Molly no era más que una simple humana? ¿No? —Pregunto Hiroshi.

— Cuando haces un pacto con una bruja, eres considerada una. —Contesto Jankowski

— ¿Por qué? —Preguntó Scarlet.

— Se dice que algo dentro de ti cambia. —Dijo Richard serio— Lo cierto es que nadie sabe con claridad.

— ¿Cómo es que sabe la historia de Molly? —Pregunto Liz mirando seriamente a Richard.

— Con el tiempo se va aclarando todo, y el viento corre la leyenda con un soplido.

— ¿Desde… cuando están esas hermanas? —Elioth estaba realmente confundido, esto estaba cada vez más extraño.

— Cincuenta y cinco años.

— ¡¿Qué?!

— Nadie las ha podido derrotar, es común que reinen ¿no? —Les dijo Richard con una sonrisa.

— Nosotros nos encargaremos de eso. —Le aseguro Van Kurt con una sonrisa— Todo volverá a ser como antes.

— Ahora que lo pienso… —La de ojos azules tiene una pose pensativa, recordando la pelea que tuvo con Plin— ¡Esa estúpida tenía algo en manos cuando nos dejó completamente ciegos!

— ¡Claro! Eso no lo pensé antes —Dice Elioth recordando— Era una clase de medallón.

— Era el medallón de Molly. —Dijeron al mismo tiempo Richard y Jankowski.

— ¿Cómo es que ella tenía algo así? —Pregunto Hiroshi.

— ¡Ya se los dije! Cuando haces el pacto con una bruja, algo cambia. —Contestó Richard molesto.

— Con la hermana que nos encontramos, paralizaba. —Murmuro Scarlet— ¿Los ojos eran de Molly?

— En efecto.

— Así que la bastarda le quito los ojos a su madre.

Todos se sorprendieron al escuchar lo anterior. Christopher se había levantado, y no estaba exactamente adormilado, él había escuchado la conversación. Se incorporó con dificultad porque la herida de su pierna aún era muy grave y tenía una mancha visible de sangre.

— Vaya, el feo durmiente al fin despertó. —Dice Van Kurt con burla.

— ¿Qué hacen ustedes aquí? —Chasqueo con la lengua Screyer.

— Una mejor pregunta: ¿Qué haces tú en una cama y herido? ¿No que tú puedes solo? —Se metió a la discusión Hiroshi.

— ¿Ustedes también fueron derrotados no? — Les desafió.

— Si, pero porque nos dejó completamente ciegos —Se defendió a ella misma Regnard algo molesta.

— ¿Qué no se supone que son amigos? —Murmuro Richard a Scarlet.

— Eh… no tengo idea. —Contesto la castaña.

Scarlet estaba algo confundido, porque Screyer se comportada de esa forma con sus compañeros, como si los viera como rivales a pesar que ellos lo fueron a buscar, y lo que más rondaba en su cabeza, es que con la hermana Elis los defendía con espada y sangre.

¿Qué acaso los cuatro se avergonzaban de la palabra: amigos?

— ¡Paren de una maldita vez!

Jankowski era conocido por todo el pequeño pueblo como una persona que no tiene nada de paciencia. Y en este caso, no era la excepción.

— Disculpen. — Murmuro el de ojos grises observando el piso de madera de la casa.

Y en este caso ni Elioth dijo ninguna palabra a pesar de estar sorprendido de la disculpa de su compañero Christopher.

— ¿Tienen alguna idea de cómo derrotarlas? —Dijo Hiroshi dirigiéndose a los duendes.

— Solo la creadora lo sabe. Y por supuesto, la madre.

— Pero Molly está muerta y la bruja que las creo no sabemos dónde encontrarla. —Dice Scarlet.

— Y no la encontraran. —Les dice Richard serio— Esa bruja ya no se ha sabido de ella. Pareciera como si se la hubiera tragado la tierra.

— Ya veo. —Contesto Regnard— ¿Creen que si volvemos al pueblo donde fueron creadas encontremos algo de información?

— El pueblo fue completamente destruido en el fuego. No creo que encuentren nada. —Contesto Richard.

— ¿Cómo es que lo sabe? Tal vez encontremos algo bajo los escombros de las cenizas. —Hablo Elioth con un poco de esperanza.

— Solo esto se ha salvado. —Richard salió de la habitación acompañado por Jankowski. Los chicos se quedaron completamente solos.

Hubo un gran silencio.

— ¿No es extraño? —Les dice en un murmuro Christopher.

— ¿Qué cosa? —Pregunta Regnard.

— Estos seres.

— ¿A qué te refieres? ¡Si nos han tratado muy bien! —Le dice Elioth.

— Es como si no tuvieran vida. —Susurra Scarlet.

Hiroshi se quedó callado y con los ojos cerrados, tenía un semblante demasiado pensativo y en su cabeza no podía tener una idea muy clara de todo este asunto. A los pocos momentos volvieron Richard y Jankowski.

— Tomen estos medallones. Con esto no podrán paralizarlos. —A cada uno de los chicos les dio un pequeño medallón con forma circular, era de color blanco y tenía una insignia muy extraña, como si fuera un lobo.

— ¿Solo eso? —Pregunto Hiroshi.

— Utilicen su sentido auditivo si al caso los dejan ciegos —Sonrió Jankowski.

¡Pero qué gran ayuda!. Pensó sarcásticamente Liz.

Salieron de la casa de madera, Scarlet fue la última en salir ya que se quedó hablando con Richard de algo que la inquietaba demasiado. Los otros chicos caminaron un poco, casi llegando a la salida de la calle de los mesones que no estaba tan lejos de la casa de Jankowski.

— ¿Quién es la chica? —Le pregunta Elioth a Screyer— ¿Se unirá a nosotros?

— No lo sé. —Contesto.

— Tenía una herida muy profunda en su estómago, ¿se la hiso la hermana? —Demando saber Regnard.

— Se la hice yo. —Se limitó a decir el de ojos grises. Los demás se sorprendieron, pero no preguntaron más, por supuesto, porque no era su asunto.

— Oye. ¿A qué te referías con lo anterior? Eso, de que es extraño o no sé qué barbaridades decías.

— Explícale Hiroshi. —Le contesto Screyer a Elioth haciendo una mueca pensativa.

— No me tienes que mandar idiota. —Dice molesto. Bufo— Lo cierto es que, aquellas personas que nos atendieron de buena manera… no tenían alma.

— ¿Cómo es posible? —Pregunta Liz sorprendida.

— No escuchaba el latido de su corazón, o la sangre fluir en sus venas.

Se quedaron el silenció.

¿Richard y Jankowski estaban muertos?

No lo comprendían. Pero la verdad no parecían malas personas, los ayudaron en todo momento y los curaron de las heridas causadas por las hermanas.

¿Entonces porque les mintieron de su existencia?

Regnard miro el suelo, la tierra gris era dueña de todo el territorio de la calle de los mesones. Pero… esto no era tierra, observo detenidamente todo. Había cenizas por todas partes y de pronto algunos pedazos de madera quemada.

La chica se sorprendió y miró a sus compañeros, que, al igual que ella, parecía que ya entendieron todo lo que estaba ocurriendo.

Ese lugar, las personas que vivían aquí. Todo. Estaba completamente muerto.

Las almas de las personas que fueron asesinados por las hermanas seguían aquí. Esperando a que sus cuerpos liberaran a sus almas y al fin descansar sin tanta preocupación, sin tanta muerte.

Scarlet ya estaba al lado de los chicos.

— ¿De qué tanto hablabas con ellos? —Le pregunta Christopher algo molesto.

— ¿Acaso esta celoso? —Le dice Van Kurt a Liz con burla.

— Parece que sí. —La de cabello rosa contesta simple y con una pequeña sonrisa.

— Qué enfermo, parece muy dominante. —Comenta Otaka.

— ¿Saben que los estamos escuchando? —Les dijeron al mismo tiempo Scarlet y Screyer.

— Esa es la intención. —Contestaron con burla.

— Como sea. Hay que irnos. —Dijo Hiroshi.

Los chicos caminaron y se adentraron de nuevo al bosque. Podían estar lastimado, pero eso que importaba, eso era un cazador de almas, sabían que no iba a ser fácil, pero su alma era fuerte por todas las que ya habían matado, sabían que podían morir, como también ganar. Pero ahora, había una diferencia, estaban juntos, tal vez no se consideraban amigos, pero confiaban en cada uno.

Elioth volteó para atrás, para ver por última vez el pueblo donde vivía Richard, pero ya no había nada.

Solo casas completamente destruidas y quemadas.

Richard estaba muerto.

Van Kurt se entristeció por eso.

Verán que por fin podrán descansar en paz. Derrotaremos a esas bastardas. Pensó el castaño antes de voltearse.

En el pueblo, se podía observar las sonrisas sinceras de Richard y Jankowski. Su textura estaba transparente, como espíritus.

— ¿Crees que lo logren? ¡Solo son unos niños tontos! —Le dice burlón Jankowski.

— Sobrevivieron al primer ataque de las hermanas. Ahora, van en serio. —Contesto Richard y sonrió.

— Entonces, lo lograran.

Fueron desapareciendo poco a poco tras una capa de ceniza. Sin descanso, ellos seguirán ahí, hasta que sus almas sean vengaras, pero por mientras, cuidaran a aquellos que fueron heridos por las hermanas de paja. Esa es su leyenda.

.

Los tres chicos y Slayer se encontraban caminando en frente sin decir ninguna palabra, lo cierto era que no les molestaba el silencio creado entre ellos. Scarlet y Liz se encontraban atrás caminando con el paisaje nuevamente oscuro.

— Y dime. ¿Qué atributo especial tienen? —Pregunto curiosa Scarlet.

Regnard quiso confiar en la joven, así que le diría, después de todo, ella iba a ser una nueva compañera.

— Yo controlo el fuego. Elioth el hierro y la luz. —La chica se quedó pensativa al nombrar al último.

— ¿Por qué controla dos?

— No lo sé.

Parece que Christopher no es el único que oculta cosas, no sé porque se queja Elioth si el estado igual. Pensó fastidiada Liz.

— Um… vaya.

— Y Hiroshi no sé si se le llamaría tributo, pero la sangre es su especialidad. Se hace más fuerte al cortar o cuando un enemigo le hace daño, es extraño. —Comentó Liz.

¿Sangre?. Pensó U’Criven observando a Otaka.

Una corriente de viento fresco los amenazo de pronto. Pararon en seco al sentir la presencia de dos seres a su alrededor.

— Los matare, los descuartizare, los are pedazos de la peor forma. —Dijo Plin apareciendo de la oscuridad.

— Los aremos gritar piedad hasta que ustedes mismo se queden sin voz de tanto suplicar. —Continúo por decir Elis con una sonrisa de oreja a oreja.

— Dejen de parlotear y mejor terminemos con esto de una vez. —Dijo con enfado Elioth.

El castaño tomo su arco y una flecha, concentro su energía en la flecha que lanzaría en unos momentos, en la punta de esta comenzó a brillar luz, primeramente apunto a las hermanas, pero finalmente lanzó su ataque al cielo.

Las hermanas se quedaron confundidas por la repentina acción del castaño. Una luz muy fuerte empezó a presentarse, de pronto, la luz se convirtió en flechas de luz que iban directamente a ellas y fueron paralizadas.

— La luz aprisiona a la oscuridad a pesar de todo.

— No es momento para tus frases Elioth. —Dijo Christopher.

— ¡Cállate! Me escuche muy genial.

Regnard se dirigía con sus dos katanas para atacarlas a las dos al mismo tiempo y vengarse de la burla que tuvo al momento de perder con una de ellas.

— Espera Liz —Le dijo Scarlet— No ataques a la que no tiene arma.

— ¿Por qué? —Dice confundida.

— Cuando la atacas tu sangre se hace una con la de ella. Y si le hacen daño a ella el ataque se duplica para ti y se reduce en ella.

— Caray.

— Entonces, yo me are cargo de ella. —Dice Hiroshi con una sonrisa. Tomo su guadaña con las dos manos.

— Me parece bien. —Le contesto Scarlet.

— No te estaba pidiendo permiso hojalata. —Scarlet ignoro el comentario de Otaka.

Hiroshi se acercó corriendo hacia Elis, ella no comprendía él porque el chico se acercaba atacarla si sabía que le haría más daño a él, pero eso no le interesaba, solo quería matarlos. Elis sufrió una gran herida en el brazo derecho esparciendo algo de su sangre a su alrededor.

Otaka escupió sangre a través de su boca. Y en su brazo apareció la herida que le hizo anteriormente a una de las hermanas Straw. Sonrió al sentir una nueva fuerza en él. Porque a él se hacía cada vez más fuerte en cada daño. Y ese era un gran problema para Elis y lo supo cuando casi pierde el brazo.




~


En realidad no tenía ganas de narrar alguna pelea :c Por eso lo deje así. Bueno, en el siguiente capitulo ya al fin será el capitulo final de esta saga(? Hahahah me dio risa el comentario de Benji con eso de "perras" bien groseros xD

Espero que les haya gustado:3

Saludos~




avatar
Scarlet
Moderador
Moderador

Femenino
México
Frase favorita : Las cosas que hagas en la vida serán muy insignificantes, pero es muy importante que las hagas, porque nadie más las ara.
Mensajes : 128
Puntos : 10780
Reputación : 10
Edad : 20
Localización : Fiore *-*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Ice el Dom Mar 03, 2013 2:44 am

Respira, respira, respira...
¡Como lo puedes dejar así lo dejaste en lo mas emocionante D:La pelea, apenas empezaba a sentir la emoción cuando Eliot lanzo su flecha D:<
y luego ¡Bang! lo dejas ahi ¡¿por que haces sufrir a la gente, hay iba a escribir gentuza xD?

Pero quien se iba a imaginar que los enanitos fueran solo almas en pena D: pensé que estaban vivos.

Scarlet ya estaba al lado de los chicos.

— ¿De qué tanto hablabas con ellos? —Le pregunta Christopher algo molesto.

— ¿Acaso esta celoso? —Le dice Van Kurt a Liz con burla.

— Parece que sí. —La de cabello rosa contesta simple y con una pequeña sonrisa.

— Qué enfermo, parece muy dominante. —Comenta Otaka.

— ¿Saben que los estamos escuchando? —Les dijeron al mismo tiempo Scarlet y Screyer.

— Esa es la intención. —Contestaron con burla.

— Como sea. Hay que irnos. —Dijo Hiroshi.

Jajaja, pero a quien no le gusta hacer burla xD, pero aun así cuanta razón Christopher parecia en ese momento un celoso, enfermo y dominante D:

Espero el siguiente capitulo, y me encanto por cierto xD creo que lo debi haber puesto al principio




avatar
Ice
Admin
Admin

Femenino
México
Frase favorita : Simplemente odio palabras irresponsables como "lo hice todo por alguien mas" - Xerxes Break
Mensajes : 144
Puntos : 10778
Reputación : 1
Edad : 22
Localización : En el Inframundo cazando mobs

Ver perfil de usuario http://fairytail-sekai.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Siegrain el Miér Mar 06, 2013 8:58 pm

La verdad no tengo palabras para este capitulo, estuvo lleno de mucha intriga y LOL, ¿dominante? Me risa al igual que Ice XD Pobres de Richard y el otro cuyo nombre es muy dificil y me da flojera de escribir, que mal, estan muertos, ni siquiera lo pensé ._. Fue un gran detallaso :D

Y al fin la batalla final con las hermanas, ah, me pregunto que pasara, que, no se ni que decir, ¿pasara algo que nos hará daño? Y despues de eso, ¿que seguira despues? ya, pon el siguiente capitulo .-.

Gran capitulo :D
avatar
Siegrain
Dragon Slayer
Dragon Slayer

Masculino
México
Frase favorita : Siento que la vida es mierda. Algo así que el mundo apesta.
Mensajes : 69
Puntos : 8735
Reputación : 1
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul Hunters [Chapter 4: Sangre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.